slider11/11/2011 - 15:09
slider11/11/2011 - 15:09
slider11/11/2011 - 15:10
slider11/11/2011 - 15:10
slider11/11/2011 - 15:11
slider11/11/2011 - 15:12
slider11/11/2011 - 15:12
slider11/11/2011 - 15:12

Sylvestris 1.0

Objetivo general


El proyecto Sylvestris 1.0 es un nuevo modelo de desarrollo rural integral en zonas forestales, que genere nuevas oportunidades a los territorios en términos económicos, de empleo y de desarrollo de identidad, basado en el aprovechamiento completo, sostenible y sostenido de los recursos naturales y su transformación local.

Situación de partida


Las zonas rurales dependen de los recursos naturales como soporte económico principal y como inicio de cadenas de valor que generen actividad económica. No suelen presentar factores distintivos que los hagan competitivos en aspectos industriales o comerciales, que los integren en circuitos económicos de forma preferente. Su factor de competitividad es la abundancia de recursos naturales, y el sector primario el inicio de la actividad económica. En las zonas forestales, es el aprovechamiento de los recursos forestales (descartados agricultura, por problemas intrínsecos a la actividad y por falta de capacidad productiva y la ganadería intensiva como solución amplia dadas las restricciones del mercado) la única fuente que puede dar soporte, a corto y sobre todo a medio y largo plazo a la actividad económica y al empleo de una forma amplia y estable, el inicio de la actividad económica. Los productos considerados, en grandes grupos, son turismo, madera, CO2, setas y ganadería extensiva y biomasa. 

En muchas ocasiones el aprovechamiento de los recursos no es completo y además del comienzo es el final del circuito económico local. Se trata de una actividad extractiva de oportunidad, dependiente de los compradores de los productos, productos en general poco diferenciados y clasificados. Como consecuencia la repercusión local en renta económica y puestos de trabajo es muy pequeña.
 
El proyecto pretende incidir en los dos factores: aprovechamiento completo y sostenido, además de por supuesto sostenible, de los recursos forestales, y creación de cadenas de valor locales que prolonguen la actividad económica mediante la clasificación y transformación de los productos obtenidos.
 
Las zonas forestales tienen la capacidad de construir su propio futuro, ya que las inversiones necesarias son moderadas y los mercados de los productos forestales son diversos, estables y crecientes. El máximo riesgo existente es la incertidumbre en el suministro y en el precio de las materias primas. Los ayuntamientos forestales pueden aportar la máxima seguridad en este aspecto, y propiciar la plantación de industrias muy estables.
 
Foto Panoramica





Metodología


Una base del proyecto es integrar las expectativas de los habitantes y ayuntamientos, por lo que a todo lo largo del proyecto se establecerá comunicación con ellos, y habrá además un cauce general a través de la página web.

Puesto que uno de los factores clave es el aprovechamiento completo y sostenible de los recursos, el primer paso de la metodología es la evaluación de los recursos disponibles y la capacidad de suministro anual. Esta evaluación será detallada tanto desde un puto de vista espacial, su distribución en el territorio, como en la definición de productos, no se hablará de madera o setas o biomasa, sino de madera de cánter, boletus de primera calidad o restos de cortas de pinar de diámetro entre 2 y 5 centímetros, por ejemplo.
 
El segundo paso es el análisis de productos y mercados accesibles a partir de los productos disponibles cuantificados en cantidad y calidad, y de la estructura industrial disponible. Se seleccionan aquellos con mejores expectativas, especialmente si comparten tramos del proceso productivo o producen sinergias con otros productos, buscando además una diversificación que aporte estabilidad y capacidad de aprovechar coyunturas del mercado. Es fundamental avanzar lo máximo posible en la cadena de valor, con productos lo más cercanos posibles al producto final, y con transformaciones que no necesariamente sean industriales, sino también de diseño (venta de estructuras de madera) y comerciales (creación de una web de venta de kits para jardín, por ejemplo, o de setas de calidad a domicilio), y que pueden ser las más importantes y de mayor valor añadido.
 
El tercer paso es el diseño de los procesos industriales y organizativos, finalizando en un plan de negocio, para los productos seleccionados. Ambos aspectos son importantes, la organización industrial, en la que no es necesaria probablemente la innovación, y la organización empresarial, en la que será quizás conveniente nuevos modelos de relación que satisfagan los intereses de todos, ayuntamientos, en cuanto a una restitución razonable por sus recursos y creación de puestos de trabajo, y de los inversores, estabilidad y beneficios. Insistir que muchos procesos serán d diseño y comerciales, favoreciendo la implantación de empresas especializadas en el territorio.
 
Finalmente se buscarán inversores que permitan el inicio de la actividad industrial.
 
Durante todo el proceso se maneja mucha información, mucha de ella con referencia geográfica, por lo que todo el sistema se manejará mediante una herramienta informática que permita la optimización de resultados y algo tan importante como la replicabilidad en otros territorios, garantizando el carácter demostrativo y piloto del proyecto.
 

Es importante resaltar que es un nuevo enfoque, en el que los ayuntamientos toman el protagonismo, y en lugar de esperar ofertas (de maderistas, de empresas de servicios energéticos, etc), que no suelen contemplar soluciones globales ni plantean alternativas, elaboran las ofertas que permite la búsqueda universal.

 

Resultados esperables


El resultado esperable es la implantación de actividad económica basada en el aprovechamiento de los productos forestales en las dos comarcas. Puesto que la situación es muy diferente, los resultados serán también distintos. En el Monte Modelo Urbión está bien desarrollada la industria de la madera, especialmente primera transformación, por lo que se puede trabajar en mejorar la estabilidad del suministro y en segundas transformaciones, mientras que el turismo está muy poco desarrollado, y será necesario buscar nuevas opciones. En la comarca de Sobrarbe se puede aprender de la experiencia de Urbión en transformación de la madera, sector no representado actualmente. En ambas comarcas es prometedor el trabajo con productos como el CO2, productos micológicos (más desarrollados en Urbión) y los productos energéticos, calor y electricidad. Estos productos energéticos  son interesantes debido a la estabilidad que proporcionan y a que son el producto final de la cadena.

Resumen


El proyecto, gestionado a través de una herramienta informática que lo haga viable técnicamente, pretende crear empleo y actividad económica mediante el aprovechamiento y transformación de los recursos forestales, y ser un ejemplo para otras zonas de España. Demostrar que efectivamente tenemos el futuro en nuestras manos.

 Mas montañas

El proyecto Sylvestris 1.0 trabaja para conseguir los siguientes objetivos, en las comarcas de Urbión (Soria) y Sobrarbe (Huesca):

  1. Transferencia de conocimientos y metodologías entre las zonas integrantes de este proyecto.
  2. Diagnóstico de la situación y valoración cualitativa de los recursos naturales y su potencialidad.
  3. Conocimiento por parte de los habitantes de los recursos naturales que enriquecen el territorio.
  4. Creación de sentimiento de grupo y aumento del autoestima, alrededor de un objetivo común, unos beneficios compartidos y sentirse necesitado por el grupo.
  5. Maximizar el valor añadido fijado en la comarca.
  6. Maximizar el empleo y su diversidad, tanto en sectores como en perfil.
  7. Disponer de una estrategia de desarrollo y plan de negocio.
  8. Atraer inversores privados.
  9. Difusión de los resultados a escala nacional e internacional.

 Sylvestris foto